El gran Apu Wamani

Contado por Pato Goycoolea, uno de los grandes de la montaña.
El gran APU WAMANI de la Región Metropolitana, Cerro El Plomo, que con sus 5.424 msnm se convierte en la montaña tutelar del gran valle de Santiago, es el señor de las alturas, el gran GUARDIÁN DEL VALLE.

La primera vez que lo subí fue en el año 2007 y desde ahí nunca más paré de ir. Una montaña emblemática, mágica y espiritualmente poderosa. La primera vez que lo subí en bicicleta fue el año 2017 donde hicimos el primer capítulo de nuestra saga audiovisual “Guardián del Valle” , proyecto que busca subir las montañas más grandes de Chile en bicicleta, pero no solo las montañas más grandes, sino también las montañas denominadas APUS por los incas, montañas sagradas para este gran imperio, que hace más de 500 años logro subirlas para hacer grandes “sacrificios” en sus cumbres. APU WAMANI (quechua) significa “Guardián del Valle” en español, desde este origen surge el nombre de nuestro proyecto.

Hasta la fecha actual he subido más de 12 veces al gran APU y 9 de ellas en bicicleta. Desarrollando un nuevo concepto que denomino “big mountainbike“, concepto que busca llevar la bicicleta a la alta montaña, saliendo totalmente de tu zona de confort para encontrarte con tus propios miedos, límites y contigo mismo.

Este concepto (bigmountainbike) lo llevo de la mano junto a mi PYME “Inner Mountain Chile” (www.innermountain.cl) con la cual ofrecemos experiencias de bigmountainbike en distintas montañas de Chile. Con la cual, hasta la fecha, hemos realizado más de 8 expediciones guiadas en bicicleta al APU El Plomo, cosa que antes era casi inimaginable subir (y luego bajar) esta montaña en bici. El Plomo además es uno de los descensos más largos del mundo en bicicleta (si es que no el mas largo) ya que 0siempre bajamos desde su cumbre hasta la curva 1 de farellones, completando más de 4.500 mts de desnivel en 28 kms de pura bajada, algo increíble, único y alucinante. 

Guardián del Valle

Es así como hace pocos días unos connotados riders Italianos (Andreas Tonelli y Werner Ebner) me contactaron vía IG para hacer algo de “bigmountainbike” en las cercanías de Santiago, encontraban interesante lo que estábamos haciendo en Chile y querían experimentarlo junto a Inner Mountain. Primero fuimos al Cajón del Maipo,  específicamente al Glaciar El Morado, después fuimos al Cerro Parva conectándolo con el mítico “parvazo”. También anduvimos en varios senderos típicos de Santiago (Morro Guayacán, Saltos de Apoquindo, Manquehue, Santuario etc.). Hasta que un día tomando unas cervezas surgió la idea de ir al Plomo, y partimos para el gran APU. 4 días y 3 noches de una de las experiencias más fuertes que hayan tenido en toda su vida. Emoción e incluso llantos eran parte de esta gran experiencia de “montaña y bicicleta”. Llegamos a la cumbre después de unas largas y agotadoras 8 horas desde nuestro campo base ubicado en “Federación” a 4.200 msnm. Donde nos abrazamos e incluso algunas lágrimas se dejaron ver, la emoción era tal que no paraban de sorprenderse a si mismos. Las condiciones habían sido rudas; viento blanco de 80 km/hr y una temperatura de -10C en la cumbre fueron parte de la mágica experiencia que esta gran montaña de nuestra Cordillera de los Andes nos había dejado vivir. Ahora venia la recompensa a ese gran sufrimiento: El descenso supremo desde la cumbre hasta la curva 1.

20210404_082203-8941677
20210404_165812-2959082
20210404_141646-9815263

El descenso desde la cumbre del Plomo no es fácil; tiene harto freeride , mucha pendiente y un sendero rocoso que solo se ve en la alta cordillera. Te saca completamente de tu “zona de confort” de lo que habitualmente el “rider común” anda en los alrededores de Santiago. Es así como empezamos a bajar con una sonrisa de oreja a oreja pero con mucha precaución por las faldas de esta montaña sagrada. Disfrutando las tremendas vistas y paisajes que nos entregan las alturas del gran APU. Es así, como después de un par de horas (1 hora y media aprox) llegábamos nuevamente a nuestro campo base, donde tomamos nuestras cosas y seguimos rumbo al filo del leonera para seguir bajando por senderos lunares únicos y alucinantes hasta llegar al Cerro Pintor y luego a la Parva. Muy cansados celebrábamos el tremendo día que habíamos vivido y nos hidratamos e alimentamos bien ya que al día siguiente teníamos que seguir bajando hasta la curva 1!. Que privilegio es tener esta gran cordillera a solo unos kms de la capital!. Luego de un merecido descanso y una larga noche al día siguiente tomamos nuestras bicis para seguir bajando, los italianos no lo podían creer, no se terminaba nunca el descenso!. Luego de una hora aprox llegábamos finalmente sanos y salvos y muy muy contentos a nuestro destino final: La curva 1. Completando, una vez mas, uno de los descensos más largos y emblemáticos del mundo! ubicado en nuestra gran cordillera de los Andes.

20210404_123834-5216454
20210404_175152-8881447

Pueden visitarnos en IG @inner_mountain y/o @bigmountainbike para mas información de nuestras expediciones!.

Saludos y abrazo de motivación a todos los kayalovers!.

Patricio Goycoolea M. Embajador Kayaunite.

Spread the love

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn